Almuerzos

by Jorge Barahona

En el restaurante de los cronopios pasan estas cosas, a saber que un fama pide con gran concentración un bife con papas fritas, y se queda deunapieza cuando el cronopio camarero le pregunta cuántas papas fritas quiere.

- Cómo cuántas? -vocifera el fama-. Usted me trae papas fritas y se acabó, qué joder!

- Es que aquí las servimos de asiete, treinta y dos, o noventa y ocho- explica el cronopio.

El fama medita un momento, el resultado de su meditación consiste en decirle al cronopio:

- Vea, mi amigo, váyase al carajo.

Para inmensa sorpresa del fama, el cronopio obedece instantáneamente, es decir que desaparece como si se lo hubiera bebido el viento. Por su puesto el fama no llegará a saber jamás dónde queda el tal carajo, y el cronopio probablemente tampoco, pero en todo caso el almuerzo dista se ser todo un éxito.

(1952-1956)

Julio Cortazar

Papeles inesperados (2009)