Diseñar la web o la experiencia?

by Jorge Barahona

Hace poco tiempo atrás escribí sobre el excelente y visionario artículo de Chris Anderson “La web ha muerto. Larga vida a la internet” sin embargo la vida digital avanza a la velocidad de la luz, no del mouse,  por lo mismo cabe preguntarse, cuáles son las respuestas que damos, desde el Diseño a esta nueva realidad?

De McLuhan hasta Anderson hay 60 años que no han pasado en vano, sin embargo, si antes teníamos el tiempo casi infinito para la reflexión, hoy el Diseño debe avanzar rápido, ya que como ninguna otra disciplina debemos investigar, desarrollar y cuestionar aquellos sistemas que no dan cabida a los cambios en las experiencias que tienen las personas al momento de acceder a los servicios.

Cada vez es más evidente que al lanzar su famosa frase “el medio es el mensaje” McLuhan pensaba en la internet y no sólo en la TV. Claramente Anderson cuando habla del fin de la web la asume desde las nuevas y más gentiles experiencias en móviles y tabletas.

La irrupción de pantallas multi-touch y la creciente capacidad de interactuar con los gadget y sus contenidos a través de gestos, provoca un cambio radical donde ya no hay cabida al paradigma del escritorio ni mucho menos a la intermediación del mouse.

Cómo diseñar entonces para medios digitales?

Repetido hasta el hartazgo, el layout de la web es un commodity. Diseñadores de todo el planeta hemos repetido un wireframe común cuyo origen proviene de una visión análoga del Diseño. Hacernos cargo de cómo diseñar la web es un error. Siento que el desafío es cómo diseñamos la vida digital desde los nuevos y cambiantes inventos que se sustentan en la digitalización de la vida.

Cómo una persona accede a sus fichas médicas desde un móvil? Cómo compraremos en un futuro cercano? Cuáles serán los entes intermediadores de dichos contenidos? Es el browser un invento muerto? Necesitamos acceder a los datos o a la interpretación de la nueva realidad que emergen de los querys infinitos que hacemos entre bases de datos?

La realidad avanza más rápido de lo que estamos acostumbrados y el Diseño se debe hacer cargo de aquello. Pienso que la clave es entender que el diseñador inventa el futuro, nuestro trabajo siempre influye en lo que harán las personas, no en lo que hicieron. Por lo mismo cuestionar todo es nuestro deber, un deber que pocos oficios tienen en este momento.

Hoy, da lo mismo de dónde viene el contenido, está y es lo que importa. Por lo mismo pensar en contenedores o medios sesgados, no vinculantes y cerrados es una trampa fatal. Los medios necesitan que todos estén abiertos y accesibles porque sus vidas dependen de las demás. Juntos en un ecosistema, un ente biológico rico en mutaciones y sobrevivencia.

Desde esa perspectiva cómo se diseña un sitio web? Siento que se hay que olvidarlos y soñar saltos cuánticos. Desde que el contenido se hizo semántico da lo mismo desde donde lo adquieres, por lo mismo los visualizadores de dichos contenidos son atentos a la experiencia que considere la transversalidad del mismo.

Así mismo como se anuncia la muerte de la web, van muriendo los diseñadores de “paginas web”, el territorio se limpiará de lo inconsistente para dar cabida a los nuevos soportes digitales que permitan mejores y más naturales experiencias. Cada vez será más difícil diseñar estos espacios porque no habrá, como ahora cabida a especulaciones y liviandades como los “landing pages”.

El ecosistema se re-inventa mil y una vez; esa es la exigencia.