[dppi_07] Helsinki

by Jorge Barahona

Sentí siempre a Helsinki como una ciudad fría y vacía, lo más que me hacía recuerdos es que era una ciudad como cool donde se juntaban a veces los espías de la gerra fría.

Desde que existe Nokia, Helsinki y los finlandeses la llevan. Su Diseño es lo más sofisticado que conozco, Helsinki es una ciudad amable cordial, sin publicidad, demasiado sencilla como para ser el centro mundial de los cambios en las Experiencias de los Usuarios.

Es que este pueblo es puro acuerdo, cultura y planificación. Que me perdonen los campeones del mercado, pero este país funciona y maneja el mercado como quiere pero a su pinta. Sin extravagancias, sin pobreza, sin publicidad que invada las calles y sin gobiernos corruptos. (ni qué hablar del transporte!)

La educación es un derecho que el estado cumple sin demora, por ejemplo los master en la Universidad de Artes y Diseño son gratis. Las carreras se estudian básicamente en inglés (todas) aunque se entiende que los profesores deben poder hacer y corregir a sus alumnos en finés, sueco e inglés todo a la vez.

El sueco es idioma oficial aunque lo hable sólo un 6% de la población, esto viene a ser igual a que en Chile el mapudungún fuera también oficial (un sueño no?).

Los finlandeses son alegres, cautos, conversadores pero sobre todo adultos. Se nota que es gente medianamente feliz y que disfrutan sus resultados.

Finlandia al igual que el resto de escandinavia después de la guerra como ningunos optaron por que el estado trabajara y funcionara para sus habitantes, eso que malamente llaman “el estado protector” en Chile. Finlandia en los últimos 20 años avanzó tanto o más que todo el mundo desarrollado, con un estado que protege a su gente, la educa y proyecta en un país con futuro asegurado.

Supe que unas semanas atrás anduvo Bachelet en Finlandia, de hecho una amiga allá fue su traductora oficial. No es necesario ir a ver esos modelos, hay que creer de verdad que para una sociedad justa, sus habitantes (todos) están primero pero sobre todo que la calidad (no la cantidad!) de las inversiones hay que hacerlas en cambiar el switch educacional en Chile. Porque sin duda en un país como Chile donde se roban los lápices del correo, no funcionará jamás un cambio estructural.

Sin duda Finlandia es el lugar para quedarse un buen tiempo y aprender de un pueblo que tiene algunas cosas bien claras y que con una humildad enorme se han puesto a a la delantera de los modelos de sociedad que soñamos.