Es compatible ser Diseñador y emprendedor?

by Jorge Barahona

Tengo un sentimiento encontrado y una pregunta me ronda hace tiempo: es compatible ser Diseñador y emprendedor a la vez? La obviedad indica que sí, que en todo Diseñador ronda un emprendedor. Tengo dudas.

La necesidad y el amor por mi oficio me hicieron emprender desde él varias veces. Todo partió por mi inseguridad de ser “malo para el dibujo”. Tardé en darme cuenta que ser Diseñador no es ser un buen dibujante necesariamente. Dibujar bien se aprende, soñar el futuro para otros se nace. Inventar lenguajes para construir nuevas realidades es lo que hacemos a diario, pasa que dicho así suena lindo y le da la importancia linguística que requiere tamaña responsabilidad, pero es en verdad lo que hacemos o al menos es la responsabilidad que tenemos. Eso es al fin y el cabo lo que nos cobran.

<STOP>

Ya sé que estás ahi sentado frente a tu computadora leyéndome y tal vez no tengas ni para pagar la cuenta de la luz a fin de mes pero sólo quiero distraerte un minuto en mi divagación porque necesito tu ayuda para resolverla. Te necesito como lazarillo para iluminar mi camino y cómo sabes, también el tuyo.

</STOP>

Cuando emprendes, en lo que sea, debes asumir que deberás enfrentar varias tareas para la que jamás te formaste, como por ejemplo la administración (maldita administración!). Una cosa es ser ordenado con las platas, otra saber administrar(las). De seguro has sufrido iniciando tu negocio, lidiando con el banco o sencillamente maldiciendo a los clientes que te pagan cuando les da la gana.

Emprender es levantar vuelo a pesar de la realidad física que te trae al suelo una y otra vez. Es ir en contra de la corriente y las convenciones. Ser emprendedor es buscar cambiar el orden de las cosas y en aquello, incluso somos capaces de jugarnos la vida en demostrarlo. Es además, estar en conciencia que tienes todas las de perder y fracasar. Entonces, por qué emprendemos?

Porque algo nos duele y creemos que tenemos el remedio. Entonces como conocemos la cura, levantamos vuelo, siempre, gracias a nuestro oficio. Porque es desde nuestros oficios y competencias desde donde ideamos el cambio, sin embargo emprender se transforma en el fin que casi siempre exige que abandones tu oficio. Así te transformas en “Jefe”, Contador, publicista, secretario, niño de los mandados, pintor de tu oficina, cobrador, abogado, experto en finanzas corporativas y tantas cosas que nos distraen.

Ya sé que “debes formar equipos”, pero dejémonos de leseras, formas equipos con otros rematados de locos igual que nosotros, otros amigos y soñadores con los que vivimos la vida desde el desenfado del Diseño.

Sin embargo, en el proceso nos vamos transformado, nos vamos interesando en otras exigencias y empezamos necesariamente ha abandonar el oficio. Por qué?

Porque tal vez  ser emprendedor y Diseñador son incompatibles. O mejor dicho, emprender desde el Diseño requiere necesariamente entender que no harás todo el día lo que soñaste cuando emprendiste. Hice AyerViernes porque quería ser feliz inventando los códigos del nuevo medio que era la internet en los 90, han pasado 12 años y creo que la mitad del tiempo los he ocupado (sufriendo) en administrar el negocio (la negación del ocio) cuando lo que debí administrar era el ocio o sea la libertad de crear. Pero necesitamos un orden, algo que administre ese espacio, esa enorme oportunidad.

AyerViernes es el emprendimiento, lo es también Clerk (que hice porque soy hotelero), pero mi alma sueña y sueña con cambiar el mundo y la vida desde el Diseño. A diario siento que podría cambiar para bien tanto la vida de tantas personas que me emociona pero con las emociones no se paga la cuenta de la luz, cierto?

Tal vez, necesite ser más valiente y asumir mi oficio sin temor y distracciones hasta quién sabe, saber que no lo tengo y  asumir que soy sólo un soñador irresponsable. Tal vez es mejor abandonar toda esta locura de “la plata”, los clientes, bancos, el “netguorquing”, los eventos, el “eleveitor-pitch” y tanta lesera y esperar como en el medievo a que vengan por mi las musas de Hesíodo y sean ellas las que me iluminen el camino.

No lo sé bien, pero mi instinto me dice que es mejor conversarlo contigo, colega, Diseñador o emprendedor. Qué opinas?