Google Apps y la desconfianza de los ignorantes

by Jorge Barahona

Cuando se habla de Educación, una de las cosas que menos se entiende en Chile es la integración y uso intensivo de las tecnologías o TICs como les gusta repetir a los burócratas de turno en el Estado chileno.

Se plaga de computadores en colegios donde prefieren guardar con llave los equipos, para que los “niños no los rompan” o se insiste en el uso de aplicaciones locales obsoletas como Windows. Los niños aprenden a “dibujar” en el Power Point y cualquier profesor chileno no sabe usar más del 30% del Word. Son los resultados de un mundo al revés, donde se imponen acuerdos ridículos como cuando todos estuvimos a una “p” de perder para siempre nuestra privacidad cuando querían vendernos a Microsoft.

Me apena cuando Ministros y políticos viajan a “aprender” de las realidades de Finlandia, Corea o Singapore y ven lo que les interesa y dejan de ver lo importante ya que son eso “ignorantes” desconfiados y ciegos. Esta práctica que se transfiere también a al empresa privada, donde los departamentos de tecnologías ignoran cosas fundamentales en desarrollo y niegan el Open Source y las aplicaciones gratuitas.

En Singapore, país que muchos empresarios y gobiernos no dejan de mirar con orgullo y aprecio por sus avances, sobre todo en Educación acaban de  anunciar que el Ministerio de Educación “junto con Google,  que están trabajando juntos para poner a disposición de Google Apps (versión educativa) suite de comunicaciones en línea y herramientas de colaboración a más de 30.000 profesores y personal en más de 350 escuelas en Singapur a finales de 2009. Esto hará que el Ministerio del Educación en Singapur adopte un estándar abierto y será el primero en Asia en proporcionar  herramientas de comunicación y colaboración a todos los maestros en el sistema escolar público de la Web 2.0″.

A los agoreros de siempre, dos casos claros de que el uso de la “nube 2.0″ y las aplicaciones abiertas son el presente inmediato que sí funciona y sí tiene beneficios claros en ahorro de costos, dependencia de aplicaciones obsoletas y sobre todo, herramientas colaborativas que sí son “la” manera de educar y evangelizar en el uso y aprovechamiento de la tecnología de la manoseada web 2.0

En mi Escuela de Arquitectura y Diseño y en AyerViernes usamos hace tiempo Google App para nuestras comunicaciones.

Nunca más pagamos por actualizaciones de aplicaciones de mala calidad y que al final usabamos un en 20%, con suerte. Nunca más se repitieron versiones de un mismo documento, tampoco tenemos problemas de spam porque usamos la plataforma más efectiva en correo electrónico, Gmail pero con nuestras cuentas corporativas, y un interminable etc de buena experiencia.

Qué pasaría si el Ministerio de Educación hiciera lo mismo? Entendería la Ministra siquiera de lo que estamos hablando? Miren lo que dice el Ministro de Singapore:

“Este es un proyecto clave para el Ministerio de Educación, puesto que facilitará la colaboración y el intercambio entre los maestros y ayuda a mejorar las prácticas de enseñanza. Es compatible con nuestros esfuerzos para lograr la excelencia en la educación a fin de fomentar una fuerza laboral altamente calificada de conocimientos que mejoren la competitividad global de Singapur. “

Cuán lejos estamos, pero no me abruma, porque al final los usuarios empezamos a asumir las tecnologías y servicios de web más rápido que los burócratas de turno o ejecutivos de tecnologías muertos de miedo y desconfianza.