La batalla por los medios digitales

by Jorge Barahona

Algo pasa con los medios digitales. Los conglomerados de medios offline en especial la prensa de papel están tomando posiciones a nivel global y al parecer están en carrera millonaria por ganar los mercados digitales que por tanto tiempo han despreciado.

News Corp dice que compró el The Wall Street  Journal (WSJ) para potenciar su edición online y desde la web hacer caer al New York Times que acaba de lanzar un plug-in para las recomendaciones de sus lectores y trabaja aceleradamente en liberar APIs.

En Chile el grupo Edwards lanza Emol TV mientras Canal 13 prueba suerte con su Teletrece online. A su vez Copesa y El Mercurio compiten con sus portales de trabajo para construir sus market-places online.

Los Blogs ya no son cosa de geeks aburridos si no reconocidos como medios de comunicación y valorados en sendos artículos en los principales medios chilenos. Twitter es el medio oficial de la próxima campaña presidencial norteamericana y cada vez más en AyerViernes recibimos encargos de Redes Sociales, Blogs y Campañas en Facebook.

Una muestra clara de lo que les digo es la clara apuesta de señores duchos en medios españoles en un nuevo proyecto de “factoría de medios digitales” Dixired con un Portal que dará batalla a El País o El Mundo, ambos .es.

Lo que más me llama la atención es el altísimo capital que levantaron para hacer una factoría digital; 40 millones de euros (unos 60 millones de dólares!). Nada mal para un negocio que sólo tiene un blog que promete dar mucho trabajo a todos los medios online en español, ya que cuando apuestas a la web lo haces en todo el espectro idiomático.

Por nuestra parte, “tranquilitos nerviosos” AyerLab, la incubadora de proyectos digitales de AyerViernes lanza la próxima semana Murke, red de blogs comerciales que ya está dentro de los medios con mayor tráfico en Chile.

No con poco olfato e instinto hemos hecho de AyerLab nuestro caballo de Troya para sacar toda la Investigación y Desarrollo que igual hacemos en medios digitales (aunque los Clientes no las paguen) porque sabemos que “por acá va la micro”.