La importancia del Brief en el proceso de Diseño

by Jorge Barahona

Mis alumnos suelen preguntarme cómo cobrar sus incipientes trabajos a lo que les respondo siempre “por cuánto estas dispuestos a saltar de la cama, dejar de ver TV y trabajar para otro?”.

Una de las cosas más peligrosas y nocivas que existen en el mercado es la idea, instalada en los ejecutivos que encargan Diseño que nos están dando un oportunidad.

El viejo truco de “aprovecha de hacerte famoso conmigo” a cambio de casi nada es una herramienta de persuasión muy usada en Chile para decir que no están dispuestos a pagar lo que vale si no lo que quieren y creen.

Como te blindas? Siendo el mejor y diferenciándote.

Lo que primero debes entender es que tu trabajo es estratégico y como tal debes asumir que no puedes vender tus manos, debes vender tus ideas. Cualquiera hace Photoshop o lindos logos en Illustrator, para eso no es necesario estudiar tantos años en la Universidad o Academia.

Lo que hacemos los diseñadores es literalmente construir puentes para que otros se comuniquen y eso requiere mucho más que saber usar un software.

Sumarte a una Metodología e intentar hacer la propia, requiere tiempo, trabajo e investigación. Pero al fin y al cabo lo que debes vender es eso un método que permita identificar la Estrategia y activar sus tácticas.

Cada vez que empiezas un trabajo debes permitir que tu Cliente sepa siempre qué harás, qué hará él, cómo y qué significa eso en el tiempo.

Pero para brindar una buena solución debes entender a cabalidad el problema , cuál es el encargo. Para ello es fundamental que sepas hacer un buen brief e insertarlo en la Estrategia.

Una buena Estrategia consta de acciones concretas que debes respetar y que te permitirán, al final del trabajo determinar con el cliente si tu trabajo fue hecho a conformidad de lo acordado

El Brief es fundamental en el comienzo del trabajo. Lamentablemente los ejecutivos son esquivos a llenar un brief y como los ejecutivos de cuentas se han transformado en tomadores de pedidos, pasa que los encargos llegan deformados y sensiblemente distorsionados a la mesa de Diseño.

Un buen Brief debe permitir hacer un levantamiento claro de los requerimientos, objetivos, presupuestos y sobre todo, mecanismos de medición del trabajo.

Una vez que tienes el brief es vital que hagas contra-brief. No te quedes con lo que rescataste en la primera reunión o con el documento que te enviaron por mail.

Habla bien de ti que hagas preguntas, que pidas si es necesario otra reunión para completar y entender bien el encargo y corregir los malos entendidos. Los clientes verán a un diseñador activo, curioso y preocupado de dar el mejor servicio, entendiendo bien el problema.

Si trabajas con otros, envíales el brief para que hagan sus preguntas y activa nuevas reuniones o contactos con tu cliente. Verás cómo se allana todo y tu ansiedad disminuirá porque entiendes cada vez más el encargo.

Un buen brief también te sirve para decir “no sé o no hago lo que me pide”. Decirle que no a un cliente no es malo, al contrario descartas problemas.

Si trabajas con más gente, cita con el brief al brainstorming. Sólo cita a los que crees son los apropiados.

Ua vez terminado el trabajo haz un debrief con el cliente, analiza los resultados, el trabajo y sobre todo si se cumplieron los objetivos que había en el brief.

Verás que ésta herramienta es fundamental tanto para el inicio como para el término del tu trabajo.