Los influenciadores digitales

by Jorge Barahona

Pertenezco a esa raza de usuarios que probamos cualquier servicio nuevo que nos parezca interesante y que a su vez pueda ayudar a que nuestro trabajo tenga más valor agregado. Somos un grupo pequeño de influenciadores digitales que explican en la sobre-mesa a sus amigos o familiares, cómo comprar por Amazon, las ventajas de subir las fotos a Flickr, lo útil y sencillo que es manejar tus proyectos con Basecamp o lo importante que es tener una cuenta de Twitter.

Estamos altamente expuestos al uso de las nuevas tecnologías porque esa es nuestra pega, que va entre la prueba y mucho estudio. En mi caso, destino casi un tercio de mis horas laborales a… estudiar. 

Los influenciadores digitales somos los que probamos los nuevos servicios, leemos los blogs de otros influenciadores (especialmente norteamericanos) y nos cruzamos experiencias y opiniones sobre esos nuevos servicios a través de mensajería instantánea (Adium, por ejemplo) o Twitter. 

Ya no hay mucho distingo entre si es un software web-based nuevo, un nuevo sitio, un software de descarga, algo para mi iPhone o un nuevo gadget casi todo lo ponemos en nuestros blogs y así contribuimos a construir no sólo nuestra reputación como influenciadores, si no también la de las marcas y servicios que aprobamos o desaprobamos.

Tumbrl, FriendFeed, Highrise, Netvibes, Alltop, Boxee, Installous (iPhone) o WordPress, son sólo algunos de los servicio que usamos a diario

En Chile,  mercado es pequeño por lo que gran parte de esos influenciadores nos conocemos, de hecho tengo el placer de trabajar con varios de ellos.

No hay influenciador que no sea evangelizador, está en la especie ser un divulgador de las nuevas experiencias que se viven. Como tal siempre estamos dispuestos a que nuevos aventureros digitales se sumen a las ricas experiencias que podrían ofrecer esos nuevos  servicios, es que sin red ni amigos nuevos no hay servicio que funcione.

Ojo que en en la actualidad los consumidores buscan las opiniones y recomendaciones de sus pares y dan un alto valor a los “expertos” digitales que difunden a quien quiera leerlos o escucharlos sus opiniones sobre las marcas o servicios.

Twitter por ejemplo permite entender la influencia como un fenómeno creciente. Lo veo a diario en las cuatro cuentas de Twitter que administro (jorgebarahona, ayerviernes, doceymedia y monterillahotel) como me llegan nuevos y nuevos “seguidores” interesados en saber “qué estoy haciendo”.