Más Experiencia de Usuarios es menos Publicidad

by Jorge Barahona

El afán del Periodismo es la verdad, el de la Medicina, la vida. El del Diseño, una mejor vida. Y cuál es el afán de la publicidad? vender.

Durante quinientos años, los medios impresos y otros análogos como la radio o la TV, fueron diseñando códigos propios de comunicación que permitió la construcción de modelos de negocios sobre la base de la venta de contenidos.

Básicamente el modelo de venta es valorizar los espacios claves ya sea de una hoja de diario o un espacio de tiempo determinado para dar cabida a la publicidad. La posibilidad de vender espacios de dichos medios a emisores de mensajes comerciales abrió el camino a la casi gratuidad en la entrega de dichos contenidos, pero con un costo enorme para los clientes; dejar de recibir el contenido.

Como vivimos un mercantilismo salvaje, donde todo tiene precio, la publicidad y las marcas se han encargado de monetizar playas, conciertos, el agua, las creencias y todo donde el Estado permita que aquello suceda. La publicidad intenta por sobre todas las cosas, vender algo; a como dé lugar. Viola toda inteligencia posible usando métodos agresivos, interruptivos y científicos para manipular, influir y promover el consumo.

Y qué queda para los clientes? Poco, muchas veces nada.

Escuchar música, a través de una radio hoy es casi imposible. Formalmente se emiten canciones por las radios, pero el medio perdió esa función y hoy se usa casi en exclusiva para emitir mensajes publicitarios, donde el chirrido es la tónica. Es, entre mensajes que se puede escuchar un tema musical, no al revés. Ni decir las noticias.

Consecuencia de lo anterior es el creciente número de usuarios que escuchan radios online donde son sus propios DJs y por una módica suma, nunca reciben publicidad.

En la TV sucede igual. Vemos lo que la TV nos transmite, pero cambiamos el canal cuando aparece la publicidad. Dejamos de ver canales públicos por de pago sólo para evitar la publicidad y a la vez obtener mejores contenidos.

Hay aquí una reflexión que me provoca inquietud. Se supone que la publicidad paga los costos de los canales públicos. A más avisos más dinero para emitir más contenidos, pero más no es mejor. Por qué sucede esto? Porque mejor es un cliente más informado y culto, uno que cambia el canal cuando aparece la publicidad, uno que la aborrece y cuestiona, aquel que busca su fin.

A diferencia de los medios análogos, los digitales y la internet permiten que cualquiera tenga un medio de comunicación. Un supermercado o un zapatero pueden no sólo vender sus productos libres de intermediarios, si no que además pueden tener cuantos canales de comunicación deseen, muchas veces a un costos ridículo. Sin embargo hay un factor determinante para que las personas adhieran a dicho canal y lo hagan propio: la Experiencia, algo que olvidaron los medios.

Si un comercio o medio emite, vía web contenidos en soportes poco usables, inaccesibles, de incomprensible lenguaje, poco atractivo, saturado de información, de diseño obsoleto y además, tomando las prácticas análogas de publicidad, lo invade de avisos y mensajes publicitarios por doquier, lo más probable es que ese medio tenga una vida muy corta. Lo posible es que ese medio deje poco a poco de percibir los ingresos por avisos en que sustenta su modelo de negocio.

Pero dichos medios, en vez de preocuparse del por qué tal rechazo a la publicidad, va de pago, sin cambiar la manera de cómo está diseñado el medio. Cobra por los contenidos con los mismos avisos, no por evitarlos. Curioso.

Un caso interesante a estudiar es lo hecho en el browser Safari y la opción “Reader“. Esta permite leer el contenido casi en estado puro. Letras grandes, visibles, a una escala que permite lo que el cliente viene a hacer a la web, a consumir e interactuar con el contenido. Sin publicidad.

Otro ejemplo es Adblock Plus, un complemento de Firefox que elimina la publicidad. Es uno de los más descargados.

No deben pasar 500 años para que los estamentos comerciales se den cuenta que los modelos basado en publicidad interruptiva, son equivocados e insostenibles. En los medios digitales a los pocos años aprendimos que el usuario busca su satisfacción constante en el consumo de contenidos, boletos aéreos, noticias, búsqueda, etc.

Sabemos que las personas eligen a diario y que son cambiantes cuando sus lugares son invadidos fundamentalmente por la publicidad o son lugares de tecnologías y soluciones torpes como las que apreciamos en la banca, por ejemplo.

Las personas exigen mayor inteligencia comunicacional y sobre todo, respeto a sus espacios. Por eso la internet está plagada de servicios que a cambio de un pago discreto el servicio está libre de avisos molestos. Porque las personas buscamos lo que queremos no lo que nos quieren dar y hoy la internet nos permite aquello. La oferta es enorme, muta a mejores servicios a diario, se inventan nuevos medios que compiten directamente con los obsoletos pero sobre todo, lo que dichos servicios buscan es entregar una mejor vida donde las personas están en el centro.

El Diseño no es Publicidad y jamás podrán hermanarse. Los Diseñadores buscamos que dichos medios sean reales aportes a una mejor vida para las personas, una vida no excluyente, segura, limpia, sustentable y alejada del ruido insoportable de avisos que le hablan a un cliente análogo cuando ya somos digitales hace rato.

Por eso digo que más Experiencia de Usuarios es menos publicidad, porque una marca no necesita sustentar sus modelos de negocios en avisos interruptivos si no en entregar más y mejores servicios a sus Clientes y créanme que el digital hoy es territorio comanche donde las grandes agencias y los medios luchan por llevarse la mejor tajada. Al centro los avisadores que, ignorantes sólo escuchan métricas de dudoso origen y publicistas ávidos de ganarse sus cuentas para invadir con sus banners y landing-page desechables un espacio donde no los espera nadie, porque nadie lee los banners, así traten de demostrarlo con estudios de resultados torcidos y manipulados.