Jorge Barahona

Diseño de Experiencia de Usuarios y Servicios

¿Cuánto vale El Mercurio?

Cuando me enteré que Jeff Bezos compró The Washington Post en US 250 millones de inmediato pensé, ¿y cuánto valdrá El Mercurio?.

No cabe duda que las empresas periodísticas en todo el mundo están a la baja en sus valoraciones, fundamentalmente porque han sido incapaces de monetizar sus contenidos en internet, pero sobre todo por el cambio de conducta de los consumidores que, Google mediante, aprendimos que es posible tener un servicio inigualable y de primera calidad, gratis.

Demás está decirte que Google para regalar la búsqueda de algo, inventó un modelo de negocio y una manera nueva de monetizar su corazón: la encontrabilidad de cualquier cosa que esté en internet.

Los medios en general, pero en particular los diarios están en un problema mayor al no poder encontrar nuevos modelos de negocios pero tampoco están, digamos, inventando nuevos modelos. Todos los “esfuerzos” no lo son. No se están esforzando cuando lo mejor que pueden hacer es pensar en cómo meter más banners o similares en sus webs.

Es curioso lo que sucede con los medios en Chile, porque de qué le sirvió a Copesa comprar en US 3 millones el 20% de Betazeta o al Mercurio tener sus irrelevantes “SoyChile” si sus modelos de negocios son la publicidad interruptiva?

Pasa que la prensa en Chile y en particular el duo-polio mediático Mercurio-Copesa son parte del poder o digamos mejor, son el poder. Conocida es la historia de cómo la dictadura en sus últimos días perdonó la deuda de US 100 millones que El Mercurio tenía con el Banco Estado.

El valor de una empresa de medios como El Mercurio se mide en un país como Chile en virtud del poder político que posee y no en la capacidad de generar dinero (esta visto). Es ese poder menor al del Washington Post? No creo. Sucede que en USA hay miles de medios, en el mismo Washington DC hay 17 diarios!

Las empresas se valoran por lo que han sido capaces de vender y en producir retornos, pero también en lo que serán capaces de producir a futuro.

Todo evidencia que vienen cambios profundos en la sociedad chilena. Uno de ellos es la libertad de prensa y la creación de nuevos medios, independientes, modernos y que ayuden a construir lo que menciona Jack Fuller: “… la honestidad intelectual en el debate público. Las personas van a tender a buscar los medios que reflejen sus propias opiniones, incluso más que antes. La prensa tiene que hacer el esfuerzo de reportear honestamente la naturaleza de los argumentos que sostienen las distintas opiniones. Porque de otra forma vamos a tener esta dosis diaria de propaganda de derecha e izquierda. Está bien que exista, pero necesitas al menos alguna institución que trate de ser honesta. (Qué Pasa “Lo que hay que tener”)

¿Cuán honesto ha sido y será El Mercurio? Mi opinión es que no existe la más remota posibilidad que este medio sea esa “institución honesta” que menciona Fuller que  exigirán las personas exista.

¿Entonces, cuánto crees que vale El Mercurio?

 

 

 

5 aplicaciones web para Diseñadores UX

Para el trabajo diario que hago he ido encontrando, cada vez más, aplicaciones que mejoran el trabajo porque lo colectivizan, pero por sobre todas las cosas entiende que el proceso de diseñar maneja versiones de modelos de solución con varios involucrados y sobre todo conectados.

Comparto 5 aplicaciones web que he estado usando este último tiempo y que siento te pueden servir en tu desempeño como Diseñador UX :

  1. Moqups: permite hacer mapas de navegación y wireframes. Es sencilla e intuitiva. A simple vista se siente que faltan elementos, pero es una sensación equivocada. Como toda aplicación debes usarla en proyectos reales, no esos que haces de prueba y dejas de usarla por un tiempo. Si la sumas a tu trabajo diario verás que es muy buena y querrás pagar por ella. Permite ilimitado número de colaboradores y proyectos archivados, sus precios van desde US 99 a US 419 anual.
  2. UXPin: igual que la anterior es para mapas de navegación y wireframes pero un poco más completa y de mejor interfaz. Permite crear nuevos proyectos sobre la base de plantillas o que subas documentos ya ejecutados (jpg, png, doc, ppt, pdf) los que convierte . Una de las cosas que llamaron mi atención es que el servicio entiende que haces mapas o wireframes porque estás aplicando procesos metodólogicos y que pertenecen a un proyecto. Es por eso que te entrega plantillas de “Persona“, “Kick off del proyecto”, una matriz “Project Canvas” y una de “Business model canvas” todas en formatos Keynote y/o Power Point. Me motivan mucho además la idea de prototipado rápido que tiene como alma este servicio. Te sugiero seguir su interesante blog de novedades en UX.
  3. LayerVault: si usas GitHub para codear entonces entenderás esta aplicación que permite hacer trabajo versionado y colaborativo de archivos de diseño. Combina muy bien tus proyectos de Basecamp, Dropbox y GitHub permitiendo que compartas el trabajo de Diseño con otros colegas y que mantengas todas las versiones del archivo en un solo lugar.
  4. CrazyEgg: aplicación que permite visualizar lo que los usuarios hacen y cómo navegan los sitios web. A qué hacen click, a qué no. Es una real-time -app de lujo para obtener datos visualizados para la toma de decisiones rápidas.
  5. InVision: aplicación que permite el trabajo colaborativo, obtener opiniones y aportar a las correcciones de los diseños tanto con tu equipo como con los Clientes. Crea una carpeta en tu computador que se sincroniza periódicamente permitiendo, al igual que LayerVault controla las versiones de los archivos. Es una herramienta que estoy recién aprendiendo a usar y a sacar partido pero como todas las anteriores, no sirve de mucho si no lo usas en proyectos reales.

¿Qué aplicación estás probando o usas como Diseñador UX?

 

¡No pierdas tu tiempo!

Inventar un negocio de la nada es una tarea titánica que requiere de mucha concentración ya que el tiempo y los recursos son escasos. Cuando liberamos Clerk pensábamos, malamente que por el hecho de ser bilingue, fácil de usar, entender el mercado (soy hotelero) y saber cómo se hacen los servicios web atraería a mis colegas en todo el mundo. Tamaño error.

El factor UX

Sabes que hago internet desde 1995. AyerViernes es referente en diseño de experiencia de usuarios en muchos lados. Vendemos justamente esa escasa capacidad de construir la web para que las personas puedan usarla y amarla. Pero cuando le das leña a tu idea, tener talento UX y tener el “dolor” como cliente no es todo.

Hoy, todo servicio cloud debe ser usable y bello. Es un must que felizmente está instalado en la industria, pero que además es una estrategia para disminuir los riesgos porque al final lo que vendemos, sean ticket de eventos, gestión de hoteles o una aplicación iOS para el clima son servicios que se ven sencillos (esa es la gracia) pero todos muy sofisticados. Se debe cumplir la vieja frase de Morville “mi trabajo no se ve pero si dejo de hacerlo se ve que no lo hice” porque la competencia es descarnada. Nuestros clientes siempre tienen la posibilidad de usar a tu competidor o seguir con los medios de suplantación clásicos: el lápiz y el papel.

De manera que tener una buena UX es una parte importante pero no la única para que tu servicio se venda.

Ser mi propio cliente

Tienen razón los chicos de 37signals en su “Getting real” cuando dicen que “eres el mejor cliente de tus problemas”. Si no fuera hotelero jamás hubiese pensado que podría haber un nicho de negocio haciendo un servicio para la gestión hotelera. Lo hice porque sé lo que el 85% de los hoteleros pyme como yo necesitamos. Viví la necesidad y créeme, ha sido otro factor clave en Clerk. No es menor que el Monterilla sea desde el comienzo el beta-tester oficial y que sus amables colaboradores me hayan ayudado tanto hasta el día de hoy para desentrañar los rincones de la gestión hotelera.

La venta

Los dos factores anteriores valen nada si alguien no pone su tarjeta de crédito y te paga por lo que tu crees es tan importante y cool. Venderle a tus clientes es complejo, porque, o eres UX, o eres tu propio cliente, o eres un seco en las ventas, pero todas las anteriores, reconócelo, es imposible. Por eso es tan importante formar equipos, confiar en tus pares y sobre todo creer de verdad que también están, desde sus competencias haciendo el mejor esfuerzo por sacar adelante la compañía. Vender es clave para tu negocio y tu salvación, recuerda, el mejor inversor en tu negocio son tus clientes.

La duda

Vamos, sé honesto conmigo y dime: formaste una empresa porque crees que puedes “hacer la pasada” y no salir trasquilado en ese camino? O, formaste una empresa porque tienes la convicción que puedes ayudar a tanta gente a resolver sus problemas con tu solución y también rentar con ella?

Te digo “al tiro” que ambas son incompatibles porque la primera es una ilusión que te distrae con la quimera de la inversión.

Están las candilejas de los eventos, tanto personaje hablando en inglés o lo peor usando anglicismos que ni ellos entienden. Tanto Silicon Valley, investors, supuestos ángeles, CEO, CTO, y otras siglas que nadie conoce bien para qué sirven. Tanta distracción con “levantar capital”, con ir a eventos absurdos donde tu eres el producto, tanta perdida de tiempo y energía que podrías haber usado en tu empresa. He llegado a sentir que ni el famosísimo “Plan de negocios” o como le gusta a los siuticos “Business Plan” sirve para algo.

Me la pasé todo el 2012 en esa y he llegado a la conclusión que nunca estuvo mejor mi empresa que cuando decidí olvidarme de los inversionistas, los eventos, las charlas gratuitas que daba y las ene personas que pululan a tu alrededor quitándote lo único que tienes porque ellos la necesitan; tu energía.

Ninguna de las ene presentaciones, conversaciones y encuentros, tanto tiempo de excels odiosas buscando demostrar lo indemostrable, tanto “bisnesplan” y tanta distracción que tuve con tanta gente supuestamente interesada en Clerk sirvió para que una empresa brasileña se fijara en nosotros y nos ofreciera comprarnos en febrero de este año (oferta que rechazamos). Ninguna.

Lo único que sirve es no perder el rumbo,salir a la calle a vender tu producto, escuchar a tus clientes y sobre todo ver que la curva de los ingresos aumenta cada mes. Lo demás es perder tu valioso y escaso tiempo, que nadie te devolverá. Nadie.

Por lo mismo te soplo que no caigas en la trampa norteamericana de la stratup. Estas creando una empresa como alguien crea una panadería, no es tan distinto. Tienes algo que crees es valioso para alguien y que esta dispuesto a pagarte por aquello. Lo demás, desde mi humilde opinión es sólo una distracción donde, no lo olvides, tu eres el producto.

 

 

 

Banca chilena no está preparada para usar medios remotos

Hasta hace unos días, en Chile la banca podía subir las comisiones sin pedir el consentimiento explícito de sus clientes. Esta semana el gobierno cambió la norma y obliga a los bancos a tener el permiso manifiesto de sus clientes para cambiar las condiciones de los contratos.

La banca, a través de sus dirigentes gremiales han presentado como solución el uso de “medios remotos” léase internet o móviles para comunicarle a los clientes que han subido las comisiones de los productos que nos venden. El año 2007 AyerViernes publicó el único estudio a la fecha de Experiencia de Usuarios de los bancos chilenos advirtiendo que la mayoría no tenía mucho aprecio por la Experiencia de sus Clientes. Esto, en los últimos 6 años no ha mejorado lo suficiente como para pensar que es una opción.

Los bancos carecen de estrategia digital y sus web son la sumatoria de servicios muchas veces inconexos e incoherentes. Pero, ante la idea de usar los canales remotos, lo más complicado es el escenario de los mailing que envían con las cartolas o información importante. Porque sí son muy eficiente enviando ofertas no solicitadas en luminosos mails, pero un desastre con lo que importa. Ni hablar de los constantes parches y alertas que nos envían por phising, clonación de tarjetas y otros relacionados con la seguridad.

Me cuesta imaginar cómo piensan implementar el uso de los canales remotos para comunicarle a sus clientes cosas tan importantes como que te subieron las comisiones y cómo podrán los clientes aprobar o no dichas nuevas condiciones. Y los móviles?

Soñemos un poco: el banco amablemente te envía un correo electrónico avisándote que desde mañana te cobrará más comisión en las operaciones con tu tarjeta de crédito. El correo trae un link que debes presionar y te lleva a un sitio web que se ve en todos los navegadores sean de escritorio o móviles ya que está en responsive design. En dicho espacio te explican con letras grandes, negras, ordenadamente qué, por qué, cómo, cuándo y está alerta a si tu dices que “no”.

Y qué sucede si el correo se fue a los spam? O si tu cuenta de Hotmail como se fue a Outlook ya no la revisas porque olvidaste la clave. O qué pasa si lo revisas pero el link está malo y pasa el tiempo y cuado logras entrar se desactualizó el aviso?

Son tantos los “if” que tengo en la mente que abruman.

El problema no es solo de la banca, en general los canales remotos -que nombre tan poco sexy!- han sido por siempre los parientes pobres de las estructuras gerenciales. Un gerente de banca electrónica vale menos que uno de recursos humanos y eso lo saben todos en la industria. Los directores de las empresas y sus altas gerencias no terminan de entender qué significa la digitalización de la vida de sus clientes. Ignoran, porque confunden los servicios digitales con tecnología. Meten al mismo tacho todo lo que huela a computadores, servidores, rack, computines, community managers, enlaces y diseño digital, sin distinguir que las personas nos relacionamos con servicios no con tecnología.

Tal vez ahora es la oportunidad que la banca recupere el tiempo perdido entre tanto banner y campañas y se preocupe de construir un discurso coherente, certero, fiáble y cercano a través del diseño de la Expereincia de los Clientes y los servicios como un problema humanista no tecnológico.

Háganme caso, a más experiencia de usuarios menos publicidad. Si no, vaya a Simple Bank y aprenda.

La interfaz es el negocio

Por mi oficio suelo estar tentado a probar aplicaciones para mi iPhone o iPad. En general las aplicaciones que suelo usar son aquellas que me llaman la atención por sus metáforas visuales, la búsqueda de minimalismo o el rico diseño de interacción que sugieren nuevos paradigmas de diseño que aprovechan toda la potencialidad del sistema operativo iOS y el hadware.

Como nunca la idea de Steve Jobs que el software no puede estar separado del hadware se hace presente y le dan la razón, ya que todas las aplicaciones que suelo usar son aquellas capaces de entender las libertades y límites que el sistema operativo entrega gracias al delicioso diseño del hadware como lo son el iPhone y la iPad.

A la vez cada vez es más fuerte la tendencia de aplicaciones que hacen sólo “una cosa” casi siempre siguiendo los lineamientos de interfaces minimal de Dieter Rams, de rica y sorprendente interacción que apuesta al descubrimiento desde la experiencia.

Lo que más sorprende es que son aplicaciones ya hechas como calendarios o aplicaciones del clima. Son softwares que ya fueron solucionados en otros contextos o momentos y por lo mismo tienen más valor porque la disrrupción no surge desde el invento de la solución misma si no del cómo está resuelta tanto sus interfaces novedosas que apelan a otros signos colectivos que se apropian de nuevas dialécticas donde se funden los gestos y las imagenes para completar una experiencia nueva.

La enseñanza es que en todo invento ya hecho hay uno que lo hace evolucionar hacia otro adaptado a nuevas experiencias.

Blue

Es una aplicación minimal que a través de una esquisita y simple interacción permite que avances hacia las temperaturas futuras del lugar donde estás con sólo desplazar el dedo pulgar hacia abajo o arriba. Apoyada con simples barras horizontales desde el amarillo al verde oscuro que van evidenciando además la “calidez” o “frialdad” de la localidad donde te encuentras. Hecho por la casa de software Oak de Brooklyn. Brillante!

 

Rise

Es un despertador, sólo eso. Sin embargo las ricas metáforas visuales tales como la determinación de la hora que deseas que te despierte o -al fin!- las melodías nuevas que harán lo imposible por que salgas de la cama. Este es mi despertador diario lleno de detalles ricos en interacción pensada desde el dispositivo y sus potencialidad gestual. Este como el anterior caso son además aplicaciones pensadas para que puedas usarlas solo moviendo el pulgar con el iPhone en la mano.

Me gusta porque juega, nuevamente con metáforas cromáticas para indicar las horas que determinas para despertarte que van desde el celeste que representa  el “medio día” y azul oscuro, la media noche. El uso de bellas tipografías lo hace elegante y liviano. Hecho por la casa Simplebots de Toronto, Canadá.

 

Clima (de Yahoo)

Liberada hace poco, de cuidado diseño que funde la sindicación de fotos de Flickr (obvio!) del lugar geolocalizado para los fondos siempre cambiantes y novedosos con un delicado uso de las tipografías e iconos.

Me ha llamado la atención lo que mencionaba al comienzo; el re-diseño de una aplicación no se resuelve haciéndola más bella, ya que eso es subjetivo, sí teniendo en cuenta las oportunidades que regala el sistema operativo y el hadware que las acoge. El negocio es sin duda alguna la interfaz.