Partido Socialista de Chile copia trabajo del Diseñador Gabriel Ebensperger (Ninion)

by Jorge Barahona

Conozco a Gabriel Ebensperger hace años y doy fe de su infinito talento como diseñador y fotógrafo. Fue mi alumno en la Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV y como tal conozco su espíritu inquieto y creativo.

Hace un tiempo hizo un diseño para homenajear a su pareja y está en línea desde febrero del 2008 en Flickr y bajo licencia Creative Commons con todos los derechos reservados. O sea no se puede usar ni copiar para ningún fin.

El problema es que la agencia de publicidad “La Felicidad” que maneja la cuenta de la campaña del Partido Socialista de Chile copió la imagen sin siquiera consultar al dueño, haciendo suyo las clásicas prácticas a las que estamos acostumbrados los diseñadores y fotógrafos chilenos de robo descarado de material que tiene dueño y que, no por estar en línea es gratuito y mucho menos presa de ser adaptado o copiado sin siquiera decir el origen del mismo.

Soy abierto partidario de la campaña “No soy delincuente” que inicié hace meses en Facebook y que ya tiene más de 29.000 miembros. Luchamos porque circulen libremente las obras de los artistas en internet, pero otra cosa es que estas obras sean presa del robo y apropiación sin que el autor obtenga una compensación.

Una cosa es declarar abiertamente que el modelo de negocio de las obras artísticas -en especial la música- debe cambiar a propósito de la digitalización de la vida y que no quiere decir que los autores no reciban compensación por su trabajo. Sólo digo que en el caso de la música el modelo de negocios debe cambiar.

En el caso de la imagen robada a Gabriel es igual al que famoso caso del “Panda Punk” que involucró a Falabella, la Agencia Porta4 y el Diseñador Armando Torrealba. La agencia hizo lo mismo que “La Felicidad”, sacó de Flickr una imagen, la uso en una campaña de Falabella sin siquiera darle los créditos al diseñador quien pidió ayuda en la ONG Derechos Digitales, quienes se demoraron una carta en tener a la gente de la agencia con una chequera para no hacer más ruido con el tema y evitar el juicio. Armando regaló gran parte de la compensación económica para que se financiara un Telecentro en Chillan, el “Panda Punk Lab“.

Como dice Claudio Ruiz de la ONG Derechos Digitales “Con este caso se deja expresa constancia que las licencias CC no son sólo taquilleras y buena onda, sino que tienen plena eficacia para proteger los derechos de los autores y los usos que han querido compartir con la comunidad.”