Soy el medio y el mensaje

by Jorge Barahona

“para ser global hay que ser local”
Nicholas Negroponte

Hasta hace unos años la conducta del mensaje que imponían los medios era “varios es a uno”, o sea los receptores somos unidades individuales y receptoras de  la información que se publica con edición, o sea con filtros.

En los medios tradicionales son muchas las manos que tocan y acomodan el contenido hasta hacerlo irremediablemente anónimo.

Keynotescreensnapz001_1

La conducta del mensaje gutenberiano es, hasta McLuhan unívoca.
Con la aparición de la TV McLuhan se anticipa y plantea que el medio es el mensaje, dejando en evidencia que los contenidos sin un medio que se comporte como tal desaparecerán. Los medios se adaptan y se acomodan a esa tesis aceptada hoy por todos.
Claro que los medios sufren una mutación entre lo análogo y lo electrónico que es previo a lo digital.

El caso más simple para entender ese paso entre los tres estados del mensaje es la fotografía:

Estado 1 (lo análogo)

Su invento es alquímico de soporte atómico y certezas inestables que lo vinculan al arte por su incapacidad de repetición constante hasta la reproducción a través de la prensa y/o el huecograbado.

Estado 2 (lo electrónico)

Sus procesos son afectados por el invento del transistor y las cámaras, reveladoras e iluminación se hacen electrónicas adquiriendo certezas más oficiosas que permiten reproducir la luz y su comportamiento en la exactitud de lo electrónico.
Pero la foto sigue siendo un proceso alquímico al fin y al cabo y que no evita la maravillosa capacidad del azar en el laboratorio.

Estado 3 (lo digital)

El invento de la transformación de lo análogo a lo digital, o sea la transformación de la realidad en algoritmos matemáticos hace que aparezca una nueva ecuación mediática; el fin del original.

Con el fin del original se acaba el Museo, se acaban actos, los procesos y la sociabilidad del contexto. Se acaban los propietarios del mensaje, los dueños del conocimiento medieval aquellos escribas silenciosos y metódicos que interpretan la realidad y transmiten la divinidad.

Lo digital abandona la relación emisor (propietario) receptor (consumidor) del mensaje y que al transformarlo en algo repetible e infinito como los números rompe la antigua relación de poder entre el mensaje y el receptor del mismo.

Con los Blogs la relación entre los receptores de los mensajes y los medios cambió y en éste fenómeno comunicacional saltan dos componentes que no existían cuando Gutenberg y McLuhan guiaron nuestra conciencia mediática de los últimos 500 años.

La invención de la Internet y lo digital introducen factores nuevos que mezclados provocan  un cambio aún no percibido ni proyectado.
En ese escenario nacen los Blogs como unidad propietaria del mensaje.

Ahora la relación entre el que emite y el que recibe se invierte y hoy se da el fenómeno que los que antes generaban y emitían los mensajes toman contenidos de los antiguos receptores como aquella certeza válida y oscura de los escribas.

Keynotescreensnapz003

La frase de McLuhan muta a:

“soy el medio y el mensaje”

El emisor construye una relación multi-unívoca. Los Blogs permiten, producto de que son medios de Internet (programados) y digitales la multiplicación del mensaje a través de los feeds o canales que entregan el mensaje a otros que lo sindican (RSS, Sindicación Realmente Simple) y re-publican.

La enorme red de más de 14,7 millones de blogs a agosto del 2005 según Technorati no es otra cosa que el cambio radical desde lo unívoco a la multi-unívoco.
El invento del feed que es un atributo de la manera de cómo programamos el nuevo medio fue la típica pequeñez desapercibida que hizo que hayamos mutado a otro estado de la comunicación y el mensaje.

Hoy se mal habla de Blogs igual “diarios de vida online o digital” y se comete un error enorme, una ceguera propia de los que no ven que están en presencia de un cambio mediático que introduce modificaciones en el comportamiento del mensaje y por ende de nosotros, seres hoy, digitales y mediáticos.

Hace unos años Negroponte en su “Ser Digital” profetiza su frase “para ser global hay que ser local” y qué más local que un Blog?

Estamos viviendo un fenómeno tan grande como el gutenberiano con la diferencia que 500 años después no es un ser exclusivo y propietario del conocer el que lo provoca, somos todos.
Me pregunto que dice la filosofía de este nuevo ser, el ser-medio-mensaje.
O el “ser mensaje” porque sabemos con certeza que el “medio es el mensaje”.